Elegir la Mejor Montura para tus Gafas de Sol

Cuando uno ve los distintos modelos de gafas de sol o monturas en un mostrador o en un catálogo, muchos resultan atractivos. Sin embargo, no todos sientan bien a las mismas personas. Factores tales como la forma del rostro o el color de la piel pueden hacer que hasta el más bonito par de gafas de sol se vea muy bien en unas personas y no en otras.

Para elegir bien, es necesario recordar que la forma del rostro es un factor decisivo a la hora de elegir el tipo de montura que se verá mejor en ti. Por eso, pregúntate: ¿Es tu rostro redondo? ¿Triangular? ¿Ovalado?

Rostro ovalado: Te sentarán bien todo tipo de monturas. Si además tu rostro es pequeño, te recomendamos que te decantes por unas gafas de sol de montura pequeña.

Cara Redondeada: Unas gafas de sol con monturas redondas acentuarán la forma redondeada del rostro, mientras que unas gafas de sol con marcos algo más angulados, alargarán tu rostro.

Rostro de forma más bien cuadrada: Las monturas con ángulos acentuarán la forma de tu cabeza, mientras que unas gafas con una montura algo más ovalada, suavizará este tipo de facciones. Mientras que a un hombre le pueden quedar bien las monturas con ángulos, en el caso de las mujeres no son aconsejables.

Cara triangular: Los rostros triangulares son muy bonitos en una mujer pero no lo son tanto en un hombre. Por este motivo, si eres un hombre, te aconsejamos que busques un tipo de montura que no tenga ángulos en la parte superior de las gafas ya que acentuará la forma de la cara triangular.

El color de tu piel y pelo también afectará como te quedará uno u otro modelo. Por ejemplo, si tu cabello y piel tienen tonos cálidos, quizá te sienten bien unas gafas de sol con unas monturas de metal. Si no estás seguro de si su tono de piel es caliente o frío, el color de tus venas te ayudará a decidir qué color te sentará mejor. ¿Son tus venas azuladas o rosadas? Busca una montura de gafas de sol que combine con ellas.

Además, tu peinado es otra cuestión a considerar. Si siempre te peinas de forma muy informal, las gafas de sol formales no te sentarán demasiado bien. Y viceversa.