Lentes Fotocromáticas (Lentes Fotosensibles que Cambian de Color u oscurecen)

Si llevas gafas graduadas y quieres que las mismas gafas te sirvan como gafas de sol, deberías considerar las lentes fotocromáticas (o lentes que cambian de color u oscurecen con la luz solar).

Las gafas de sol fotocromáticas tienen lentes que se oscurecen con la exposición a la luz ultravioleta. Una vez que dejan de estar expuestas a dicha fuente, por ejemplo cuando uno se encuentra en el interior de un edificio, vuelven a su color claro original.

Este tipo de lentes (que oscurecen a la luz del sol) pueden estar hechas de cristal o de plástico. Las lentes de cristal adquieren propiedades fotocromáticas si se les coloca micro cristales de cloruro de plata. En cambio, sus pares de plástico necesitan moléculas orgánicas fotocromáticas para poder alcanzar un efecto de oscurecimiento reversible.

Los cristales fotocromáticos no oscurecen bajo la luz artificial ya que esta luz carece de rayos ultravioletas. Tendrás que tener en cuenta que si te encuentras en un lugar en el que hay un cristal que bloquea los rayos ultravioletas (por ejemplo, en el interior de un coche), las lentes oscurecerán menos que si te encontraras fuera del automóvil (ya que los cristales del automóvil estarán bloqueando los rayos ultravioleta).

¿Cómo funcionan las lentes que cambian de color?

El grado de oscurecimiento de una lente fotocromática depende de su grosor. Esta característica a menudo supone un problema en las lentes correctoras de cristal que presentan grosores variables. Por otro lado, en las lentes orgánicas (plástico), la capa de material foto sensible se incrusta levemente en el material plástico por encima de su superficie, por lo que el grado de oscurecimiento ya no depende tanto de su grosor. Por ello, si estás considerando adquirir unas lentes fotocromáticas para tus gafas de sol, las lentes plásticas seguramente serán la mejor opción.

Las lentes fotocromáticas de las gafas de sol oscurecen sustancialmente en respuesta a la luz ultravioleta en menos de un minuto, y después siguen oscureciendo muy ligeramente durante los próximos quince. El proceso inverso (aclararse) es similar. Habitualmente las lentes fotocromáticas de las gafas de sol vuelven completamente a su estado claro al cabo de unos quince minutos.

Otro detalle que debes tener en cuenta es que las lentes fotocromáticas de las gafas de sol vuelven a su estado claro a través de un proceso térmico. Cuanta más alta es la temperatura, menos oscuras se vuelven estas lentes. Este efecto térmico que también se llama “dependencia de la temperatura” evita que estos cristales logren una verdadera oscuridad en climas muy cálidos. Por el contrario, las lentes fotocrómicas se ponen muy oscuras en un clima frío. Este aspecto las hace especialmente aptas para los esquiadores de nieve y menos para la playa. Una vez en el interior y lejos de la luz UV, las lentes que se han oscurecido en un clima frío, tardan más en recuperar su color claro que aquellas que han sido oscurecidas en un ambiente más cálido.