Tipos de monturas – Gafas de Sol

Escoger las monturas de gafas de sol puede ser una tarea frustrante y agotadora, especialmente si no sabes lo estás buscando. Además de la estética, es importante que las gafas sean apropiadas a las actividades que vas a hacer con ellas. Por eso, es recomendable pensarlo un poco.

¿Vas a hacer deporte?, ¿Qué tipo de deporte?, ¿Deporte de agua, de nieve, de contacto? ¿Bajo qué condiciones vas a llevar las gafas de sol?

A continuación te explicamos cuáles son los principales tipos de monturas, para que te ayuden a encontrar las más adecuadas para tus gafas de sol.

Lo más habitual es que las gafas de sol vayan a estar expuestas a todo tipo de condiciones, por lo que no es recomendable escoger unas monturas que sean frágiles. Lo normal es que uno se quite y ponga las gafas de sol varias veces al día, las deje en el suelo, sobre la arena de la playa, en la guantera del coche. Por ello, por lo general es recomendable que las monturas sean resistentes.

Monturas de plástico: Son las que más abundan y las que están más de moda. Las monturas de plástico son duraderas, ligeras y cómodas.

Monturas de Metal: Las monturas metálicas son más habituales en las gafas graduadas que en las de sol. Existe una amplia gama de monturas de todos los estilos que van desde los más conservadores hasta los ultra modernos. Dado que las monturas de metal son más propensas a doblarse y perder su forma, conviene comprar unas monturas de metal que sean reforzadas y de la mejor calidad posible.

Monturas Flexibles de Titanio:
Las monturas flexibles de titanio son una innovación en el campo de las gafas de sol. Estas monturas se pueden doblar mucho y después vuelven a su forma original. Son fuertes y durables y pesan muy, muy poco. También son las más caras. Si estás buscando unas monturas ligeras y resistentes para tus gafas de sol, estas serán una buena elección.

Gafas sin Montura: Las gafas de sol sin montura son poco habituales. Estas monturas son más habituales en las gafas graduadas (sin coloración) donde el que las lleva desea que se vean muy poquito. Cuando uno lleva puestas unas gafas sin montura (que no son de sol), las gafas pasan casi inadvertidas. Pero cuando se trata de gafas de sol, donde las lentes oscuras son bien visibles, tiene poco sentido no mostrar el marco. Además, las gafas sin montura son bastante delicadas y frágiles, por lo que no son muy aconsejables.